FastBuds seedbank #1 with 10426 diaries and a rating of Growdiaries 8.8/10 on GrowDiaries
Growdiaries 8.8/10 with 10426 diaries on GrowDiaries
¡Date prisa! ¡Compra 1 y obtén 1 gratis! Comprar

La Historia del Cannabis Autofloreciente

Desde los cavernícolas hasta los creadores de Fast Buds, ¿cómo han creado los humanos lo que la naturaleza no pudo?
Author Ryan
25 October 2022
6 min read
La Historia del Cannabis Autofloreciente

Contenido:
  • 1. Cannabis ruderalis
  • 2. ¿qué le depara el futuro a la genética autofloreciente?
  • 3. En conclusión

Es una historia milenaria. Para crear las variedades autoflorecientes de cannabis de Fastbuds requirieron decenas de miles de horas de trabajo de nuestros expertos criadores, pero ellos contaron con un poco de ayuda de los antiguos cultivadores de cannabis que cultivaban, comían y presumiblemente fumaban hace más de 10.000 años. El cultivo de cannabis comenzó en Asia central, alrededor de la actual Mongolia, hace unos 12,000 años. Fue una de las primeras plantas que los humanos domesticaron. La práctica se extendió por Eurasia y en el año 2000 a. C., uno la encontraría cultivada por personas tan al oeste como Alemania y tan al este como Japón.

El ser humano ve la hierba, el ser humano domina la hierba, el ser humano fuma la hierba, y fin. Esa es toda la historia según muchos relatos, pero la realidad no es tan sencilla. Los humanos mejoran las plantas que cultivan mediante la cría seleccionada, y el cáñamo no fue una excepción. Los antiguos agricultores crearon variedades para producir tanto ropa como cuerda, además de otras para uso medicinal, religioso y recreativo. En algún momento, probablemente en la Rusia actual, estas variedades creadas por los humanos se escaparon de sus plantaciones neolíticas y crecieron de forma salvaje. Este nuevo cannabis silvestre es lo que ahora llamamos Cannabis Ruderalis, o hierba de la maleza si eres de ciertas partes de EE. UU.. No se puede hacer fibra de cáñamo con ella, y fumar las flores te dejará con dolor de cabeza. Esta variedad de cannabis, que antes se consideraba poco más que una plaga, tiene una cualidad redentora: florece y crece donde el cannabis domesticado no puede hacerlo.

1. CANNABIS RUDERALIS

Cuando la Ruderalis escapó de su prisión agrícola, los humanos habían llevado la planta al norte, a Siberia, donde soportaba más de veinte horas de luz en verano y cuatro o menos en invierno. Las plantas que florecían según la luz murieron, mientras que unos pocos mutantes resistentes, que podían florecer según su propio reloj interno, se extendieron por todo el mundo. A principios del siglo XX, los científicos que estudiaban el cannabis lo dividieron en tres subespecies, Sativa, Indica y Ruderalis. Los cultivadores se centraron en producir mejores variedades de Sativa e Indica, mientras que la Ruderalis fue ignorada, y solo la fumaban los adolescentes desesperados.

Sin embargo, algunos criadores con visión de futuro intentaron volver a domesticar la Ruderalis en la década de 1970, pero la mayoría se rindió, al descubrir que no podían incorporar la genética autofloreciente y crear flores estables y fumables. Pero hubo un criador inusualmente ansioso que encontró algo de éxito, el gobierno de los Estados Unidos. Hasta 2017, la Universidad de Mississippi producía toda la marihuana utilizada con fines científicos en Estados Unidos. La Universidad incluso cultivó el primer cannabis medicinal legal para el programa MMJ del gobierno federal norteamericano, que comenzó en 1978, pero que solo atendió a 13 pacientes. Al contrario de lo que las películas de fumetas quieren hacer creer, el cannabis del gobierno estadounidense era, y sigue siendo, de una calidad escandalosamente baja y alcanza un máximo del 8 % de THC. Una de las variedades experimentales cultivadas en este laboratorio era probablemente un cruce autofloreciente entre una sativa mexicana y una ruderalis rusa.

 

An infographic describing cannabis rudarlis

Principales atributos del cannabis Ruderalis.

 

Decimos “probablemente” porque no hay documentación disponible públicamente sobre lo que cultivaba este laboratorio, más allá de las muestras enviadas a los pacientes, que eran todas hierbas de baja calidad cultivadas a partir de una Sativa desconocida. Otra posibilidad es que procediera de universidades canadienses de Ottawa. En cualquier caso, este oscuro cruce ha permanecido en la oscuridad hasta que llegó a manos de un cultivador que se hacía llamar The Joint Doctor (el Doctor Porro). The Joint Doctor finalmente resolvió el rompecabezas de la autofloración. Recibió una variedad conocida únicamente como "Mexican Rudy", que florecía pronto y crecía poco. La procedencia de esta variedad es un misterio, incluso para él, pero cree que alguien la sacó del laboratorio de la Universidad de Mississippi.

Con el tiempo, The Joint Doctor cultivó la Mexican Rudy y luego la cruzó con la Northern Lights #2, con la esperanza de obtener una planta corta y de floración rápida, con un contenido decente de THC. A continuación, cruzó esta primera generación con una índica legendaria de los años 70, la William's Wonder. En este segundo lote, descubrió plantas macho que florecían inmediatamente al brotar. Utilizando estos machos mutantes como polinizadores, crió una descendencia totalmente autofloreciente que no superaba los 30 centímetros de altura. Llamando a este nuevo y extraño cruce "Willy's Automatic", The Joint Doctor siguió experimentando. En la sexta generación, creó lo que denominó "The Lowrider". La primera variedad de cannabis autofloreciente disponible en el mercado.

El mundo del cannabis no estaba muy seguro de qué hacer con The Lowrider. Su rendimiento era bajo, su contenido de THC era mediocre y su sabor dejaba que desear. Muchos cultivadores experimentados la consideraban una novedad, académicamente interesante, pero nada que quisieras cultivar tú mismo. Sin embargo, otros vieron su potencial. Una planta robusta y autofloreciente sería perfecta para un cultivo casero discreto, y con más cruces quién sabe lo que depararía el futuro.

 

Las primeras genéticas autoflorecientes eran plantas macho que florecían inmediatamente al brotar.

 

Algunos cultivadores influyentes, como Donny Danko, de High Times, adoptaron una postura pro-Lowrider. En su opinión, la nueva variedad de cannabis era perfecta para un determinado tipo de cultivador. Puede que la Lowrider no fuera para todo el mundo, pero el cannabis autofloreciente no terminó ahí. Danko fue uno de los primeros evangelistas de las autoflorecientes, promocionando la Lowryder y sus primas inmediatas en su podcast, así como en la prensa.

The Joint Doctor siguió cultivando nuevas variedades, mientras que otros, como Fast Buds, comenzaron sus propios experimentos. El cannabis autofloreciente lleva menos de una década en el mercado, y los cultivadores ya han superado las limitaciones de la Lowrider. Las variedades modernas, como la Tangie Auto, pueden alcanzar alturas de 150 centímetros. Incluso cuando siguen creciendo a baja altura, cepas como la Blue Dream'Matic se parecen más a un arbusto que a un árbol, y empaquetan muchas flores en sus pequeñas estructuras. El contenido de THC ya no es un problema, ya que variedades como Gorilla Glue pueden superar el 24 %. En cuanto al sabor, las Autoflorecientes modernas son tan profundas y complejas como sus primas fotoperiódicas. La Pineapple Express de Fast Buds tiene todo el sabor afrutado de la original en su robusto armazón de 140 centímetros.

2. ¿qué le depara el futuro a la genética autofloreciente?

Para ser totalmente claros, el cielo es el límite. Las variedades autoflorecientes de cannabis están realmente a la vanguardia, y ya están superando lo que creíamos posible en cuanto a la genética. Con el actual boom de los últimos cuatro años, quién sabe exactamente dónde estaremos dentro de otros cuatro.

Ahora mismo estamos viendo cómo llegan al mercado versiones autoflorecientes de casi todas las variedades fotoperiódicas más importantes. En 2016, Fast Buds lanzó su Gorilla Glue automática con un éxito de mercado espectacular. Rápidamente se convirtió en la semilla autofloreciente más vendida de todos los tiempos, eclipsando las marcas anteriores. Y no es la única variedad autofloreciente que supera el 25 % de THC en la actualidad. Múltiples cepas han superado este nivel de THC en el último año, y con el aumento del todopoderoso CBD, también estamos viendo cepas que tienen un buen equilibrio de THC y CBD.

 

Las genéticas autoflorecientes están conquistando rápidamente el mercado del cannabis.

 

Antes relegadas a un segundo plano, en la actualidad las autos están ocupando rápidamente el primer puesto en cuanto a cuota de mercado, y no es ninguna sorpresa. Al poder cultivarse en una gama climática mucho más amplia, en periodos mucho más cortos y a mayores alturas que sus primas fotoperiódicas, la única sorpresa real es que este cambio de mercado no se haya producido antes. También tienen una mayor resistencia natural a las plagas y enfermedades, como el moho y la pudrición de las raíces, y es menos probable que sucumban al moho tanto en el sistema radicular como en los cogollos.

Pero, ¿hay algún inconveniente en cultivar autoflorecientes en lugar de las fotoperiódicas?

Claro, como todo en la vida, siempre habrá una contrapartida. Si quieres cultivar solo un par de plantas extremadamente grandes (posiblemente para ajustarte a las leyes locales), las autoflorecientes pueden no ser la mejor solución. Pero si lo que buscas es sacar el máximo partido a tu dinero en el menor tiempo posible, ¡no hay nada mejor que las genéticas de cannabis autoflorecientes!

3. EN CONCLUSIÓN

El ser humano tardó miles de años en aprovechar la autofloración para sus propios fines, y en menos de una década Fast Buds' ha creado una asombrosa gama de cepas entre las que elegir. Si podemos hacer esto en la primera década, ¿qué podemos hacer en la siguiente? Tenemos algunas ideas, así que mantente atento a Fast Buds y, mientras tanto, ¡disfruta cultivando más rápido!

 

Author Ryan
25 October 2022