FastBuds seedbank #1 with 10426 diaries and a rating of Growdiaries 8.8/10 on GrowDiaries
Growdiaries 8.8/10 with 10426 diaries on GrowDiaries
¡Date prisa! ¡Compra 1 y obtén 1 gratis! Comprar

Cómo Cultivar Cannabis Autoflorenciente en Interiores

¿Empezando tu primer cultivo? Fast Buds explica todo lo que necesitas saber antes de empezar
Author Ryan
19 October 2022
8 min read
Cómo Cultivar Cannabis Autoflorenciente en Interiores

Contenido:
  • 1. Luz
  • 1. a. Fluorescente
  • 1. b. Descarga de alta intensidad (hid)
  • 2. Medio de cultivo
  • 3. Nutrientes
  • 4. Agua
  • 5. Filtro de carbón
  • 6. El proceso de cultivo
  • 7. En conclusión

Bueno, las semillas autoflorecientes crecen automáticamente cuando se cultivan al aire libre. Plantas, riegas y fertilizas, luego dejas que el sol y la madre naturaleza hagan el resto. El cultivo en interiores es más técnico, pero solo un poco. Mientras que la Tierra y el sol proporcionan abundante tierra y luz, tendrás que proporcionarlos tú para tu planta. También deberás prestar más atención a la nutrición de las plantas, además de instalar un filtro de carbón para mantener alejado el olor, a menos que seas como nosotros y quieras que tu hogar huela a marihuana fresca todo el tiempo. Aquí tienes todo lo que necesitas saber para empezar a cultivar hierba autofloreciente en interiores.

1. Luz

Sin sol, tendrás que proporcionar luz a tus plantas. Hay muchas opciones de iluminación entre las que elegir, y saber cuál es la mejor para ti puede ser complicado.

Fluorescente

Las luces fluorescentes son baratas, fáciles de encontrar y se adaptan muy bien incluso al ambiente de cultivo más reducido. No generan una cantidad significativa de calor en relación con otras opciones y pueden mantenerse cerca de las plantas sin quemarlas. En comparación con otras opciones como HID (ver más abajo), las luces fluorescentes cultivarán plantas de rendimientos ligeramente más bajos. La compensación aquí es que el cultivador tiene un pequeño impacto en su rendimiento, pero ve ahorros masivos en la gestión de la electricidad y el calor. Las luces fluorescentes vienen en algunas variedades, cada una con sus respectivas ventajas y desventajas.

CFL

Probablemente, hayas visto bombillas fluorescentes compactas en tu propia casa. Son fáciles de encontrar en cualquier lugar donde se almacenen bombillas. Son baratas, pequeñas y fáciles de encontrar, lo que los hace perfectos para cultivadores privados con espacio limitado de cultivo

 

Las CFL son bastante baratas, pero necesitarás varias CFL por planta.

 

A diferencia de otras bombillas fluorescentes, querrás mantener las CFL cerca de tus plantas para asegurarte de que la luz alcance los sitios de cogollos y hojas más bajas.

T5

Estas largas luces tubulares a menudo se conectan en paneles de cuatro o cinco luces y ocupan mucho más espacio que las CFL, pero producen un espectro de luz ligeramente más adecuado para el crecimiento del cannabis. Puedes encontrarlos en cualquier centro de jardinería o tienda de mejoras para el hogar. Cuando cultives plántulas o clones, asegúrate de mantener la luz lejos. Aunque puedas mantener las luces T5 más cercanas a las muestras maduras, su luz es demasiado intensa para permanecer cerca de plantas más jóvenes y frágiles.

Descarga de Alta Intensidad (HID)

Estas bombillas grandes producen grandes cantidades de luz en el espectro perfecto para el cultivo de cannabis, y son más eficientes que los fluorescentes en términos de peso de cogollo por vatio de potencia utilizada. Eso no significa que los cultivadores verán facturas de electricidad más bajas utilizando HID. Los cultivadores que usan espacios más pequeños pueden generar más que suficiente luz usando T5 o CFL a potencias más bajas que incluso las bombillas HID más pequeñas. Las luces HID generan mucho calor, y tendrás que administrar la temperatura de tu espacio de cultivo cuando las uses. Si no tienes un buen sistema de ventilación, es mejor seguir con una opción de bajo calor como las CFL o los LED. Al igual que los CFL, los HID también vienen en algunas variedades.

Haluro de Metal

Las luces de haluro metálico se utilizan generalmente durante la fase vegetativa del crecimiento, pero también se pueden usar durante la floración. Su luz azulada es perfecta para las plantas en vegetación, y aunque esto hará el trabajo, muchos cultivadores dedicados cambian a otra solución de iluminación una vez que los cogollos empiezan a formarse.

Sodio de Alta Presión

Las luces de sodio de alta presión sirven como contrapartes de las luces de halogenuros metálicos. Si tu meta es la eficiencia, no puedes vencer a un combo de MH durante la vegetación y HPS durante la floración. La luz amarilla producida por HPS mejora la producción de cogollos.

Luces de cultivo LED 

Para los cultivadores que buscan cultivar de manera discreta, o solo para su uso personal, los LED son el punto medio ideal entre la eficiencia de las luces de HPS y el bajo consumo de energía de las CFL. Los LED producen un espectro más favorable que las luces fluorescentes, generan menos calor y consumen menos energía que las luces HPS. Puedes reconocer imágenes de plantas bajo luces LED a través de su tono púrpura. Durante muchos años, estos tableros de diodos de color púrpura fueron la única opción si deseabas cultivar con LED.

 

Hoy en día puedes encontrar excelentes luces de cultivo LED en el rango de 100-200 dólares.

 

Sin embargo, recientemente, los LED con chip incorporado o los COB han hecho mucho más fáciles la vida de los pequeños cultivadores. Si solo estás cultivando un par de plantas a la vez, no puedes equivocarte con las luces COB, que producen una luz blanca mucho más fotogénica en comparación con las duras púrpuras de los LED tradicionales.

2. Medio de Cultivo

Tienes espacio, tienes luz, pero ¿en qué vas a plantar tus semillas? Hay opciones aparentemente interminables para los medios de cultivo, que van desde hidropónicos y aeropónicos hasta tierra de jardinería de tiendas de todo a cien. Abordaremos los medios hidropónicos y otros de alta tecnología en otro artículo, por ahora, queremos mantener las cosas fáciles para los nuevos cultivadores. Después de eliminar las opciones de alto mantenimiento y alta tecnología, nos quedan tres opciones: tierra, sin tierra o una combinación de ambos.

Tierra

La tierra es lo que millones de años de evolución entrenó a las semillas de cannabis crecer, y no hay nada de malo en germinar, plantar y confiar en la genética de la planta para que se encargue del resto. La única advertencia que tenemos que agregar es que encuentres tierra de alta calidad, ya sea en Internet o en tu ferretería local. La tierra más barata está destinada a cultivar flores pequeñas, no arbustos de cannabis gigantes.

 

La tierra es un gran sustrato para los cultivadores principiantes.

 

En nuestros experimentos con marcas baratas, encontramos que las plantas crecen bastante bien en la etapa vegetativa, pero una vez que la floración comienza, nuestras plantas agotan rápidamente los nutrientes disponibles y comienzan a mostrar signos de desnutrición. Este problema se puede corregir con la adición de nutrientes externos, pero en primer lugar es más fácil comprar una tierra de alta calidad.

Sin Tierra

Hay una variedad de opciones sin tierra para elegir, pero la más popular para cultivar cannabis es la fibra de coco. Hecha de la cáscara de este fruto, se ve como la tierra de un vistazo, pero es ideal para cultivar bacterias amigables que le darán nutrientes a las plantas. No tienes que usarlo sola; También puedes mezclarla con tierra tradicional para crear un compuesto ideal.

3. Nutrientes

Necesitará al menos un poco de fertilizante para aprovechar al máximo las semillas de Fast Buds. Algunas cepas, como nuestro Blue Dream'Matic, requieren solo un poco y son fáciles de sobrealimentar, mientras que otras como nuestra Green Crack tomarán todas los nutrientes que puedas darle. En general, las cepas autoflorecientes casi siempre tienen hambre de calcio y magnesio, por lo que debes obtener una marca que proporcione esos nutrientes vitales.

 

Todas las plantas de cannabis necesitan nutrientes para producir flores grandes, gordas y sabrosas.

 

Más allá de eso, no te estreses. El medio ambiente y el medio de crecimiento, más que la cepa, determinan qué tipo de nutrientes necesitas para proporcionar a tus plantas. Dado que son exclusivos de cada cultivador, es difícil dar consejos generales

4. Agua

Por supuesto, tus plantas necesitarán agua. Una regla general es regar cuando la tierra esté seca desde la parte superior a dos centímetros o una pulgada hacia abajo. Dependiendo de tu configuración, puedes regar una vez cada dos días durante la vegetación, pero una vez en la flor, las plantas de Fast Buds beberán y beberán. Por ejemplo, una Stardawg en mediados de la floración en una maceta de 11 litros puede tomar dos litros de agua al día sin que se filtre nada a través del drenaje. Se lo bebe todo.

5. Filtro de Carbón 

Si estás tratando de cultivar sin alertar a los vecinos, querrás un filtro de carbón para cuidar el olor de la marihuana en crecimiento. Comprar un filtro y un ventilador puede ser la parte más costosa de tu configuración, pero lo compensará con la tranquilidad que obtendrás a cambio. Eso es todo lo que necesitas para comenzar a cultivar en interiores. 

6. EL PROCESO DE CULTIVO

Bien, ya hemos repasado todo el equipo vital para cultivar en interior, pero echemos un breve vistazo al proceso. 

GERMINACIÓN

Lo primero es lo primero, ¡vamos a poner en marcha esas semillas! Debes llenar un vaso pequeño con agua, dejar caer las semillas en él y dejarlas reposar de 24 a 48 horas. Si las cáscaras de las semillas son muy duras, o si las has mantenido durante un tiempo, es posible que quieras hacer algunos pequeños rasguños en las cáscaras exteriores para ayudar a que surja la raíz primaria.

 

La germinación es el primer paso del ciclo de crecimiento de una planta de cannabis.

 

Una vez que hayan estado en remojo uno o dos días, busca una toalla de papel sin blanquear y sin fragancia. Mójala, exprime el exceso de agua, coloca la semilla en ella y dóblala formando un sobrecito ordenado. Colócala dentro de una bolsa ziplock y revísala cada uno o dos días para asegurarte de que los niveles de humedad son los adecuados y para ver si ha surgido la raíz primaria. Una vez que lo haya hecho, es hora de plantar.

PLANTANDO Y CULTIVANDO

Siempre se aconseja plantar en la maceta en la que pretendes cosechar las autoflorecientes, ya que el trasplante estresará a la planta y provocará una pausa en su crecimiento. Como las autoflorecientes tienen un temporizador genético predeterminado para la floración, queremos estresarlas lo menos posible para garantizar el mejor crecimiento, así que trátalas siempre como las princesas que son. Una vez plantadas, van directamente a la zona de cultivo y, para obtener los mejores resultados, recomendamos someterlas a un programa de luz 18/6 o 24/4 durante todo el ciclo de vida.

El jurado aún no ha decidido si los paneles LED han superado a la iluminación HID como estándar de oro, pero ese cambio está ciertamente en camino, si no ha ocurrido ya. El coco es nuestro medio de cultivo favorito, especialmente si eres nuevo en el juego y estás interesado en la hidroponía, y es realmente indulgente para el cultivador novato. Hoy en día, casi todas las empresas de nutrientes de gama alta tienen una línea de nutrientes específicos para la fibra de coco, e incluso producen su propia bolsa de fibra de coco predosificada, lista para las plántulas.

COSECHANDO

Una vez que las plantas estén listas, es hora de cortarlas y colgarlas para que se sequen. Esto puede llevar de 6 a 10 días, y es conveniente que la temperatura esté entre los 18 y los 23 grados centígrados y la humedad entre el 45 y el 55 % en una habitación oscura. Entonces es el momento de recortarlo todo y dejarlo curar durante un mes aproximadamente. Puede parecer una eternidad, pero confía en nosotros cuando decimos que el proceso de curado es vital y nos lo agradecerás cuando finalmente fumes.

7. EN CONCLUSIÓN

Por supuesto, el cultivo de ganja ganadora en la copa de cannabis requiere un poco más, pero una configuración simple puede proporcionarte de 40 a 55 gramos de cogollos secos con alto contenido de THC al mes. Mientras investigas, asegúrate de consultar nuestro artículo de Las 5 Mejores Variedades Autoflorecientes Interiores, y no te olvides de seguirnos en Facebook e Instagram para estar al tanto de las últimas tendencias, ofertas y regalos de Fast Buds.

 

 

 

Author Ryan
19 October 2022