FastBuds seedbank #1 with 10426 diaries and a rating of Growdiaries 8.8/10 on GrowDiaries
Growdiaries 8.8/10 with 10426 diaries on GrowDiaries

9 Errores que se deben evitar al cultivar cannabis autofloreciente

Las autoflorecientes son fáciles de cultivar si evitas estos 9 errores comunes.
18 October 2020
15 min read
 9 Errores que se deben evitar al cultivar cannabis autofloreciente

Contenido:
  • 1. Conociendo los fundamentos
  • 2. Tiempo correcto
  • 3. Germinación
  • 4. Elige el medio adecuado
  • 5. Elige buenas macetas
  • 6. No las trasplantes
  • 7. Riego excesivo o insuficiente
  • 8. Sobrealimentación y subalimentación
  • 8. a. Macro y micronutrientes
  • 8. b. Niveles de ph
  • 9. Cosechar en el momento adecuado
  • 10. Preguntas frecuentes sobre las autos
  • 11. En conclusión

Las autoflorecientes siempre han provocado debates entre los cultivadores de cannabis. Debido a la escasez de conocimientos o experiencia, muchos cultivadores evitan cultivarlas. Se espera que los principiantes solo cultiven plantas fotoperiódicas, y aunque el miedo a algo nuevo e inesperado es comprensible, es posible que descubras algo más sorprendente si lo intentas.

Las autoflorecientes son realmente fáciles de cultivar, pero hay pautas básicas que debes conocer, al igual que cuando cultivas otras plantas o vegetales. Todas las plantas son diferentes y, aunque puedas cosechar con éxito la primera vez que cultivas cannabis, existen errores comunes que es mejor evitar. Si eres nuevo en el cultivo de autoflorecientes y estás buscando una guía, o quieres saber más sobre cómo cultivar cepas autoflorecientes, aquí tienes un par de consejos que te harán empezar a cultivar en poco tiempo.

1. Conociendo los fundamentos

Para aclarar las cosas, comencemos diciendo que las autoflorecientes son realmente fáciles de cultivar. De hecho, los principiantes pueden intentar cultivar autoflorecientes con poca o ninguna experiencia siempre que comprendan los conceptos básicos1. Y esto es cierto para todas las plantas. ¿Puedes esperar cultivar tomates si no tienes ni idea de cómo utilizar los nutrientes? O, ¿puedes cosechar pepinos si ni siquiera sabes cuándo cosecharlos? ¿No? Del mismo modo, las autoflorecientes necesitan que sigas algunas pautas básicas como otras plantas, y te irá bien si te tomas el tiempo para comprenderlas.

¿Pero qué hace que las variedades de cannabis autoflorecientes sean tan fáciles de cultivar? Bueno, hay unos cuantos atributos para principiantes que las diferencian de sus primas fotoperiódicas. Por un lado, descienden de un tipo de cannabis —conocido como cannabis Ruderalis— que se adaptó a las duras condiciones de Siberia. Todas las autos poseen genética Ruderalis, lo que las dota de una impresionante rusticidad, una buena resistencia a las plagas y las enfermedades, y unos tiempos de crecimiento rápidos. Si eres un cultivador de interior, ni siquiera tendrás que ajustar el ciclo de luz para que florezcan. Pues ahora que estás un poco más familiarizado con las genéticas autoflorecientes, vamos a ver qué errores hay que evitar para conseguir el mejor resultado posible.

Después de todo, una planta que te da cogollos deliciosos en solo 2 meses merece un poco de investigación, ¿verdad? Las autoflorecientes pueden asustarte al principio, pero si evitas algunos errores comunes, cosecharás mucho más de lo que imaginas y solo mejorarás tu cultivo.

2. Tiempo correcto

El tiempo lo es todo si planeas cultivar autoflorecientes al aire libre. Dado que estas plantas no dependen de la luz para florecer, no tienes que preocuparte demasiado. Pero, plantar demasiado pronto generará rendimientos más pequeños y plantar demasiado tarde también afectará los rendimientos.

 

9 errores a evitar: las temperaturas óptimas

Puedes cultivar autos en todo tipo de climas, pero las temperaturas ideales oscilan entre 22 °C y 25 °C.

 

Las heladas deben evitarse a toda costa. Por lo general, la mayoría de los productores comienzan a plantar cuando la primavera está a la vuelta de la esquina. Dependiendo del lugar en el que vivas, puedes plantar las semillas en cuanto desaparezcan. Si vives en un lugar que no recibe nieve, sigue adelante y planta cuando las temperaturas oscilen entre 22 °C y 28 °C (71 °F a 77 °F).

Si vives en una región especialmente fría, hay medidas que puedes tomar para proteger tus plantas de la amenaza de las heladas tardías. Por supuesto, empezar las semillas en el interior te ayudará en este caso. Además, al hacerlo se aceleran los tiempos de germinación. Trasladarlas a invernaderos y túneles de polietileno, añadirá una capa adicional de protección cuando las heladas estacionales empiecen a remitir. Si no tienes más remedio que trasladarlas al exterior bajo el cielo, considera la posibilidad de cubrir las plantas jóvenes con campanas y cubrir el suelo circundante con heno o paja como forma de aislamiento. 

También puedes aprovechar el momento para sacar provecho de las cosechas sucesivas. Escalonar las siembras dos semanas hasta romper el trabajo que te espera cuando llegue el momento de la cosecha. Te ayudará a espaciar todo el recorte, el secado y el curado en porciones fácilmente manejables. Las plantas más grandes pueden tolerar temperaturas mucho más altas, pero las plántulas tiernas sucumbirán a temperaturas extremas. Recuerda evitar las temporadas de lluvias, ya que entonces la planta no recibe demasiada luz. Por supuesto, el momento no importa si se cultiva en interiores, ¡así que siembra esas semillas cuando lo desees!

3. Germinación

Para los principiantes, la germinación de las semillas es una parte importante del proceso. Para obtener mejores resultados, remoja las semillas en agua corriente durante al menos 24 horas y envuélvalas en toallas de papel húmedas durante uno o dos días. Usa una bolsa con cierre hermético para guardar las toallas.

 

 9 errores a evitar: germinación

Al remojar las semillas hasta 48 horas y luego mantenerlas en una toalla de papel húmeda, garantizas una germinación exitosa.
 

Es importante mantener las toallas húmedas porque las semillas pueden pudrirse si hay demasiada agua. Del mismo modo, las semillas no brotarán si las toallas están completamente secas. No cometas el error de plantar las semillas directamente en el medio de cultivo, especialmente si lo estás haciendo por primera vez. Una vez que las semillas muestren su raíz principal, plántalas en el recipiente final. A pesar de tener que mantener las semillas en toallas de papel húmedas, asegúrate de que no estén completamente mojadas, demasiada agua puede pudrir las semillas. La mejor manera de identificarlo es mediante el olor, si las toallas de papel empiezan a oler a moho, sácalas inmediatamente y cámbialas.

 

Sebastian Good te da toda la información esencial sobre la germinación de las semillas de cannabis autofloreciente.

 

Dependiendo de tu experiencia, también puedes germinar tus semillas directamente en el medio, solo asegúrate de no regarlas en exceso porque puedes terminar ahogándolas. Como puedes ver en el video, germinar en la tierra es fácil y no requiere nada extra, solo ten cuidado y verás una plántula que sale del sustrato en un par de días.

4. Elige el medio adecuado

Cultivar plantas en configuraciones hidropónicas parece muy interesante, pero el suelo es tu mejor opción si no tienes experiencia. Evita el uso de sustratos arcillosos que se aglomeran porque las autoflorecientes prosperan en suelos bien aireados. Un medio sin tierra de partes iguales de turba o fibra de coco, perlita, un poco de tierra aireada y arena es la mejor mezcla de macetas para autoflorecientes. Si no quieres preocuparte por la fertilización, incluso puedes intentar cultivar autoflorecientes de forma orgánica. Hay varias formas de hacer tu propia tierra orgánica, pero para empezar, puedes comprar algunas en tu tienda local. El sustrato orgánico se basa en nutrientes, por lo que es ideal para alguien que no tiene mucho tiempo. Para los cultivadores a los que no les importa esforzarse, el compostaje y la preparación de supersoil es la mejor mezcla de sustrato para las autoflorecientes.

Existen diversas técnicas para crear un compost saludable, cargado de materia orgánica y microorganismos beneficiosos. Si puedes hacerte con suficientes materiales verdes (recortes de hierba, restos de comida, posos de café, estiércol) y marrones (cartón, papel, astillas de madera) para llenar inmediatamente un contenedor de compost, puedes crear una pila de compost caliente que producirá un excelente medio de cultivo en tan solo unas semanas. Solo tienes que añadir un 50 % de material verde y un 50 % de material marrón, apilarlos en capas alternas y remover y regar de vez en cuando. 

 

 9 errores a evitar: el mejor medio

Dependiendo de su entorno de cultivo, hay varias recetas para mantener felices sus raíces.
 

Si cultivas al aire libre, labra bien la tierra y enmiéndala con nutrientes orgánicos para producir una planta feliz y saludable. Pero, no importa lo que hagas mientras cultivas en interiores, aléjate de la tierra vieja usada o esterilízala antes de plantar semillas para prevenir enfermedades. Si tienes el lujo de tener un jardín, puedes aprovechar la biodiversidad a tu favor para producir increíbles ejemplares autóctonos. Considera la posibilidad de sembrar en los alrededores plantas complementarias como la albahaca, la manzanilla y la milenrama para atraer a los insectos beneficiosos que ayudarán a mantener alejadas a las especies dañinas. Si vives en un clima cálido, las plantas tapizantes de bajo crecimiento, como la calabaza de invierno, te ayudarán a proyectar una sombra sobre el suelo y, al hacerlo, aumentarán la retención de la humedad y reducirán la cantidad de riego que tienes que hacer. 

5. Elige buenas macetas

Por favor, no metas semillas en recipientes de plástico que le hacen la vida difícil a sus pobres raíces. Usa recipientes porosos como macetas de tela o incluso Airpots para ayudar a que tus plantas crezcan tanto como sea posible. Las autoflorecientes suelen ser pequeñas, pero necesitan recipientes de al menos 5-8 litros de tamaño.

 

 9 errores a evitar: macetas aireadas

Las raíces también necesitan oxígeno, aunque necesitan agua para absorber los nutrientes, la falta de oxígeno puede dañar y matar tus plantas.
 

Las autoflorecientes más grandes necesitan contenedores más grandes, así que asegúrate de verificar la descripción antes de comprar semillas. La aireación de las raíces a menudo se pasa por alto, pero es un factor importante para determinar sus rendimientos.

El tamaño de maceta adecuado también puede ayudarte a controlar la altura de tus plantas de cannabis, por lo general, una maceta de 12 L permitirá que tu planta se desarrolle al máximo, una auto en una maceta de 7L crecerá hasta 70cm y en una maceta de 3L crecerá alrededor de 40cm.

Si cultivas autos al aire libre en un clima cálido, tus recipientes se secarán rápidamente, especialmente durante las olas de calor. Para ayudar a mejorar la retención de agua, considera la posibilidad de aplicar una capa de suelo en la parte superior de tu medio de cultivo. La paja, el heno o la hojarasca ayudan a crear un entorno de cultivo más natural: ¿cuánta tierra desnuda ves cuando caminas por el bosque? Además de descomponer y alimentar a los microbios del suelo con el tiempo, estos materiales protegen la capa superior del terreno del sol y reducen la pérdida de agua por evaporación. 

6. No las trasplantes

Es importante comenzar con las autoflorecientes ya en sus macetas finales en lugar de plantarlas en pequeños y trasplantarlas más tarde. Claro, cultivar cannabis es como cultivar tomates, pero las autoflorecientes tienen un período de tiempo limitado y no pueden permitirse perder días mientras la planta se asienta y busca raíces.

Algunos cultivadores usan pequeños vasos de plástico para plantar semillas. Si bien este método puede funcionar con plantas fotoperiódicas, no se recomienda para autoflorecientes. Si ya cometiste el error de plantarlas en recipientes pequeños, intenta trasplantar la planta solo cuando el suelo esté húmedo. Si el sustrato está demasiado húmedo, las raíces tienden a romperse, y si está demasiado seco, el trasplante se vuelve un dolor. Por supuesto, los cultivadores experimentados trasplantan autoflorecientes, pero no es realmente necesario.

7. Riego excesivo o insuficiente

La mayoría de las plantas mueren si las riegas en exceso o por debajo de su capacidad. Sí, las autoflorecientes necesitan agua para crecer, pero es fundamental suministrarla solo cuando la planta la necesita. Es obvio que el momento es importante incluso cuando las plantas necesitan agua.

 

9 errores a evitar: falta y exceso de riego

Las plantas necesitan la cantidad adecuada de agua, un exceso o falta puede afectarlas.

 

Una forma de comprobar si el suelo está seco es clavar el dedo en el sustrato. Si sale húmedo, entonces el suelo aún está húmedo, aunque al hacer esto no podrás saber si el fondo está todavía húmedo también, así que para saber el tiempo correcto, levanta las macetas y verifica el peso.

Una maceta seca será fácil de levantar, mientras que un recipiente con mucha agua será pesado. El truco consiste en no dejar que la tierra se seque o se moje demasiado, así que riega las plantas solo cuando la maceta no sea demasiado pesada o liviana.

8. Sobrealimentación y subalimentación

Los nutrientes juegan un papel importante en el cultivo de variedades de cannabis autoflorecientes. Las autoflorecientes son compactas, por lo que no necesitan demasiados nutrientes para sobrevivir. De hecho, las autoflorecientes crecen mejor cuando se utilizan fertilizantes ligeros. También es importante alimentar con los nutrientes adecuados en el momento adecuado.

Macro y micronutrientes

Por ejemplo, el cannabis necesita más nitrógeno en la etapa vegetativa. En la etapa de prefloración, se prefieren los nutrientes con más fósforo, y en la etapa de floración se necesita mucho más potasio que nitrógeno o fósforo. Si te preguntas qué significa el término “N-P-K” impreso en las bolsas de fertilizante, no es más que nitrógeno-fósforo-potasio. Las plantas también necesitan otros micronutrientes junto con calcio y magnesio, por lo que es extremadamente importante obtener la dosis correcta.

 

 9 errores a evitar: NPK (macronutrientes)

NPK son los macronutrientes y son esenciales en el ciclo de vida de las plantas de cannabis.

 

No cometas el error de novato de usar Miracle Grow o cualquier otro fertilizante destinado a cultivar vegetales. Las autoflorecientes crecerán bien incluso si lo haces, pero como tienen necesidades especiales, es mejor que te ciñas a los nutrientes específicos. Desde ácido húmico hasta ácido fúlvico y enzimas, puedes hacer mucho para que las plantas rindan al máximo de su potencial. Hablando de nutrientes, algunos productores intentan hacer sus propios. Si bien está completamente bien hacerlo, debes evitarlo si nunca lo has hecho antes. Los nutrientes son costosos y es tentador hacer los tuyos propios, pero intenta probarlo después de haber adquirido algo de experiencia.

¿Por qué? Porque las plantas de cannabis requieren una buena mezcla que contenga todos los micro y macronutrientes en concentraciones exactas para prosperar. No es tan simple como diluir un fertilizante aleatorio y alimentarlas. No solo corres el riesgo de quemar las plantas, sino que los rendimientos sufrirán drásticamente, ya que no tendrán tiempo para recuperarse.

Niveles de pH

Por lo tanto, si es la primera vez, apégate a los nutrientes comerciales. Y el tema de los nutrientes está incompleto si no se habla del pH. Dependiendo del medio que elijas para cultivar, el pH debe regularse en consecuencia. Las plantas de cannabis aman el suelo ácido, por lo que el pH debe mantenerse entre 5,5 y 7 tanto en suelo como en instalaciones hidropónicas. Si el pH cae por debajo de 6, las raíces no podrán ingerir nutrientes vitales como magnesio, calcio y fósforo. Del mismo modo, si el pH es demasiado alcalino y supera los 7,5, las raíces no pueden absorber micronutrientes como cobre, manganeso, boro, etc. Es muy importante regular el pH en todo momento para evitar deficiencias de nutrientes. 

Aquí hay una tabla rápida para ayudarte a comprender mejor el pH:

 

NutrientesNivel de pH ideal para la absorción
Nitrógeno6.0-8.0
Fósforo6.5-7.5
Potasio6-8
Calcio6.5-8.5
Magnesio6-8.5

Absorción de nutrientes según el nivel de pH.

 

A veces, da la casualidad de que la planta se niega a responder incluso si lo has hecho todo. En tales casos, enjuágalas con mucha agua (al menos el doble o el triple del tamaño del recipiente) para reducir la acumulación de nutrientes o sal para que puedan respirar nuevamente. El enjuague generalmente se realiza al final, pero no daña la planta incluso si lo haces en el medio, ya que reduce las acumulaciones en gran medida.

Algunos cultivadores también enjuagan durante la etapa de prefloración, cuando las plantas están pasando de la etapa vegetativa a la de floración para que puedan comenzar a alimentarse desde cero, como se dijo anteriormente, esto no dañará tus plantas, pero debe hacerse correctamente.

9. Cosechar en el momento adecuado

Has recorrido todo este camino y el final estás casi cerca, ¡así que no arruines esto ahora! Probablemente te estés preguntando “¿Cómo sabré si mi autofloreciente está lista para ser cosechada?” Bueno, después de haber trabajado duro, espera el momento adecuado. Los productores usan microscopios para verificar los tricomas que generalmente indican si llegó el momento, pero se puede cosechar cuando al menos entre el 50 y el 70 % de los pistilos son de color ámbar. 

Aunque juzgar el color de los pistilos funcione bien para muchos cultivadores, también puedes utilizar el color de los tricomas como una estimación precisa del momento de la cosecha. ¿Te has fijado alguna vez en esa capa blanca escarchada en la superficie de los cogollos de cannabis? Puede que no parezca gran cosa a simple vista, pero se tratan de pequeñas glándulas con forma de setas conocidas como tricomas, que producen todos los cannabinoides y terpenos que sustentan los efectos, el aroma y el sabor de las distintas variedades de cannabis. Las formas de aumento de bajo coste, como las lupas de los joyeros, ofrecen una visión cercana y personal de estas pequeñas fábricas de fitoquímicos. Al evaluar su color, puedes conocer bien la madurez de tus cogollos. Los tricomas claros indican que las flores son aún demasiado jóvenes y carecen de niveles adecuados de cannabinoides y terpenos. Procura cosechar cuando al menos el 50 % de los tricomas que inspecciones sean lechosos y opacos. Si esperas demasiado, estas glándulas empezarán a mostrar un color ámbar, lo que significa la degradación parcial del THC en CBN, un subproducto asociado a un efecto más físico y apedreador. 

 

9 errores a evitar: el tiempo óptimo para la cosecha

Las señales que da tu planta son las que debes buscar al cosechar.

 

Si esperas demasiado, los cogollos tienden a producir un efecto de bloqueo en el sofá que se inclina más hacia el lado Indica, mientras que los cogollos cosechados demasiado pronto generan efectos psicoactivos desagradables. Además, las colas principales maduran más rápido que las porciones inferiores de la planta. 

A menudo denominadas cogollos de palomitas de maíz, las porciones inferiores permanecen pequeñas. Sin embargo, cosechar las colas principales y dejar los cogollos de palomitas de maíz en la planta durante una semana más aumentará drásticamente los rendimientos. ¡Sé paciente y deja que la madre naturaleza haga el resto de trabajo! Si evitas estos errores habituales al cultivar cannabis autofloreciente, pronto te verás recompensado con potentes cogollos resinosos que durarán mucho tiempo si se almacenan correctamente.

10. Preguntas frecuentes sobre las autos

¿Cuál es el tamaño medio de las autoflorecientes y qué altura pueden alcanzar?

La mayoría de las autoflorecientes alcanzan una altura de entre 50 y 100 cm, pero el tamaño de una planta depende de la genética y las condiciones de cultivo. Además, todas las cepas son diferentes, por lo que encontrarás autos de tendencia Sativa e Indica; la mayoría de las autoflorecientes híbridas Indica se mantendrán alrededor de la franja de los 80-120 cm, pero las autoflorecientes de predominancia Sativa pueden alcanzar hasta los 175 cm de altura.

¿Puedo cultivar mis autos en el marco de mi ventana?

Sí, puedes, aunque no es recomendable si quieres obtener los mejores resultados posibles. Pero si es la única forma que tienes, asegúrate de que tu planta recibe al menos 4-6 horas de luz solar directa al día y de que utilizas una maceta de al menos 10 litros.

¿Las autoflorecientes crecen normales o más pequeñas debido a los genes Ruderalis?

El tamaño de una autofloreciente puede estar influenciado por varios factores, siendo la genética el principal de ellos. Los criadores de autoflorecientes más modernos crían sus genéticas para que contengan lo menos posible de la genética Ruderalis, centrándose en las características más atractivas como el tamaño, la estructura, la potencia y los rendimientos.

 

Alturas de las plantas de cannabis autofloreciente

A pesar de que las autos son conocidas por su corta estatura, las autoflorecientes modernas pueden llegar a ser muy altas.

 

Pero en comparación con una planta fotoperiódica, una autofloreciente tiene un ciclo de vida limitado, por lo que cosas como el estrés, los daños o un mal ambiente pueden acabar afectando a la altura de tu auto, así que lo ideal es proporcionar unas condiciones de cultivo óptimas para obtener los mejores resultados posibles.

¿Cuál es el mejor momento para plantar autoflorecientes en el exterior?

Esto depende únicamente de tu clima, tienes que recordar que las autos prefieren los días secos y soleados, así que si estás planeando tener un solo ciclo de cultivo, puedes empezarlas 1-2 semanas en verano, y si estás planeando tener 2 cosechas, empieza la siguiente justo después de terminar la primera.

¿Qué rendimiento puedo esperar por planta autofloreciente?

Los rendimientos dependen de la genética, el entorno, el estrés, las habilidades del cultivador, etc. Pero en general, puedes esperar entre 50-110 gramos por planta.

¿Cuánto tiempo tardará mi auto en empezar a florecer?

En general, las autoflorecientes permanecen durante 4 semanas en la fase vegetativa, es decir, tardará unas 4 semanas. Después, tu auto comenzará a desarrollar flores durante 3 semanas, y a engordar los cogollos durante las últimas 3 semanas.

 

Crecimiento de una planta de cannabis autofloreciente

La mayoría de las autoflorecientes tardan unas 10 semanas desde la semilla hasta la cosecha, pero pueden tardar más según el fenotipo y las condiciones de cultivo.

 

Esto puede variar según la genética y el entorno de cultivo, ten en cuenta que es solo para darte una idea de lo que puedes esperar, algunas autoflorecientes pueden tardar menos y otras más.

¿Se puede trasplantar las autoflorecientes?

Sí, se puede, aunque no se recomienda porque puede afectar a los rendimientos. Para evitar que las autoflorecientes sufran un shock y, en consecuencia, que se vea afectado el rendimiento, se recomienda trasplantar entre 7 y 12 días después de la germinación y, si es posible, utilizar cubos de enraizamiento para no dañar las raíces.

¿Se puede cultivar cannabis autofloreciente en un invernadero?

Por supuesto que sí, puedes cultivar autoflorecientes en un invernadero durante todo el año siempre que mantengas la temperatura interior a un mínimo de 15 °C y haya suficiente ventilación, flujo de aire y luz.

11. En conclusión

Las Autoflorecientes (también conocidas como semillas autoflorecientes) son adecuadas para los cultivadores principiantes, pero es crucial que conozcas los aspectos básicos si quieres tener una cosecha satisfactoria la primera vez que cultives, aunque puedes aprender sobre la marcha, puede ser decepcionante si pierdes tiempo y dinero, y acabas sin nada que fumar.

Ahora que conoces los aspectos básicos y lo que debes evitar, ya estás preparado para empezar tu primer cultivo autofloreciente de interior.

Si nunca has cultivado cannabis y estás pensando en cultivar nuestras autos, ¡no dudes en preguntarnos cualquier cosa en la sección de comentarios de abajo!

 

Este post se actualizó por última vez el 18 de octubre de 2022.


 

Referencias externas:

  1.  Cannabis Indoor Growing Conditions, Management Practices, and Post-Harvest Treatment. - Jin, Dan & Jin, Shengxi & Chen, Jie. (2019)
  2.  Coir-based growing substrates for indoor cannabis production. - Caplan, Deron & Dixon, Mike & Zheng, Youbin. (2019)
18 October 2020