El mejor calendario de alimentación para autoflorecientes

En general los nutrientes vienen con instrucciones para las plantas fotoperiódicas, pero ¿cómo las ajustamos para auto?
06 May 2020
15 min read
El mejor calendario de alimentación para autoflorecientes

Contenido:
  • 1. Diferentes tipos de nutrientes
  • 2. Nutrientes para la fase de plántula
  • 3. Nutrientes para la fase vegetativa
  • 4. Nutrientes para la pre-flora y la fase de floración
  • 5. Calendario de alimentación de autoflorecientes (fertilizantes líquidos)
  • 5. a. Programa de nutrientes orgánicos para autos (fertilizantes en polvo)
  • 6. Sobrealimentación
  • 7. Subalimentación
  • 8. Lavado y cuándo dejar de alimentar
  • 9. En conclusión

Todas las plantas de cannabis autoflorecientes, como cualquier otra planta, necesitan nutrientes para mantenerse vivas y crecer. Los nutrientes que las plantas necesitan se dividen en Macro y Micro. Los macronutrientes son nutrientes que las plantas utilizan en grandes cantidades: Nitrógeno (N), Fósforo (P) y Potasio (K). Los micronutrientes son los elementos secundarios y se absorben en cantidades mucho menores: Magnesio (Mg), Calcio (Ca), Azufre (Su), Cobre (Cu), Zinc (Zn), Hierro (Fe), Manganeso (Mn) entre otros.

Tanto los macro como los micronutrientes se suministran regando con nutrientes mezclados, sustrato abonado previamente o polvo de liberación lenta. Recuerda que siempre puedes añadir más pero nunca quitar nutrientes. Dependiendo de la cantidad dada, puedes sobrealimentar o subalimentar, dañando tu planta.

 

Aprende sobre los mejores nutrientes y el mejor calendario de alimentación de las autos con Sebastian Good.
 

La mayoría de los nutrientes están diseñados para el cannabis fotoperiódico, por lo que es más fácil sobrealimentar o subalimentar y dañar tu planta autofloreciente. Por eso recomendamos seguir el mejor calendario de nutrientes para las plantas autoflorecientes, que ha sido adaptado para que puedas cultivar autos utilizando nutrientes diseñados para las plantas fotoperiódicas.

  • Semana 1 Plántula - Agua pura;
  • Semana 2 Vegetación - ⅛ nutrientes de vegetación;
  • Semana 3 Vegetación - ¼ nutrientes de vegetación;
  • Semana 4 Pre-flora - ½ nutrientes de vegetación + ⅛ de floración;
  • Semana 5 Formación de las flores - ¼ nutrientes de floración + ⅛ de vegetación;
  • Semana 6 Floración - ½ nutrientes de floración;
  • Semana 7 Floración - ½ nutrientes de floración;
  • Semana 8 Floración - ½ nutrientes de floración;
  • Semana 9 Maduración - ½ nutrientes de floración;
  • Semana 10 Lavado - Agua pura.

1. Diferentes tipos de nutrientes

Los nutrientes pueden venir en distintos formatos. Los formatos más comunes son los que se disuelven en el agua, se mezclan con la tierra y en polvo para la liberación lenta en el medio. Los cultivadores noveles suelen pregunrar: ¿qué nutrientes son los mejores? Esto depende directamende de la preferencia y método de cultivo, básicamente hay dos tipos: nutrientes orgánicos y no orgánicos. Hay mucha diferencia entre ellos, los dos pueden venir en los tres formatos mecionados antes pero funcionan de formas completamente distintas. 

Orgánico vs Inorgánico

Los nutrientes orgánicos son responsables de crear y mantener un medio de cultivo rico lleno de microorganismos vivos. Cuando usas nutrientes orgánicos no estás alimentando la planta directamente, sino enriqueciendo el medio donde los microorganismos presentes se alimentan de los nutrientes, descomponiéndolos y haciendo que sea más fácil que la planta los absorba.

Debido a que no estás alimentando la planta directamente, ella puede decidir cuándo y qué nutrientes absorber así que a menos que lo hagas a propósito, es realmente difícil tener problemas relacionados con un exceso o falta de nutrientes.

 

La diferencia entre los nutrientes orgánicos y sintéticos.
 

Los nutrientes inorgánicos funcionan entregando una cantidad exacta de nutrientes a las raíces. Para poder hacer esto sin ningún daño a tu planta realmente debes conocer las necesidades de la autofloreciente que cultivas. Los nutrientes necesarios para un crecimiento óptimo varían de una cepa a otra, por lo que es muy difícil saber exactamente qué y cuándo alimentarla. Por lo general el consejo sería: comienza a experimentar y si ves signos de subdesarrollo o deficiencias, alimenta un poco más.

Además de eso tendrás que ajustar la cantidad dada a una autofloreciente para evitar el desperdicio de nutrientes (en caso de nutrientes orgánicos) y para evitar quemar tus plantas (en caso de alumentación con suplementos inorgánicos). Los fabricantes suelen poner a disposición instrucciones con un calendario aproximado y cantidades para los productos que venden, pero por lo general son para plantas fotoperiódicas. Teniendo esto en cuenta, recomendamos siempre comenzar con la mitad de la cantidad recomendada al cultivar autoflorecientes.

Nutrientes de liberación lenta

Los nutrientes de liberación lenta pueden ser en gránulos o en polvo. Suelen utilizarse como aderezo o premezclados con la tierra, y son la forma más sencilla de alimentar porque liberan lentamente los nutrientes al regar. Así, no tienes que preocuparte de alimentar a tu planta hasta la cosecha, a menos que veas algún signo de deficiencia.

Los nutrientes de liberación lenta pueden añadirse al sustrato antes de la plantación o como abono superficial después.
 

La mejor manera de regar cuando se utilizan los nutrientes de liberación lenta es regar más a menudo con menos agua, de esta manera los gránulos o el polvo se disolverán más rápido y no habrá ningún problema. Esta forma de alimentación también viene con instrucciones dirigidas a las plantas fotoperiódicas, por lo que con las autoflorecientes deberías (generalmente) utilizar la mitad de la cantidad recomendada.

 

Sebastian Good te cuenta todo sobre los nutrientes y las cantidades adecuadas para el cannabis autofloreciente.
 

Consejo

Con esta forma de alimentación se tarda un par de días en disolver los gránulos o el polvo si se riega cada dos días. Si ves signos de deficiencia o notas que tu autofloreciente tiene hambre, puedes utilizar una pequeña cantidad de nutrientes solubles en agua para solucionarlo inmediatamente y dar a los nutrientes de liberación lenta un poco más de tiempo para que se disuelvan.

Nutrientes embotellados

Los nutrientes embotellados son lo que todo el mundo conoce, sea cultivador o no. Estos fertilizantes vienen en forma líquida y suelen ser sintéticos, y relativamente baratos debido a la amplia selección disponible. 

Los nutrientes sintéticos son populares entre todo tipo de cultivadores, aunque no son tan seguros como los nutrientes orgánicos, puedes cultivar y cosechar tus plantas sin mayores problemas. 

Puedes encontrar muchas marcas diferentes y su calidad puede diferir, pero todos los fertilizantes contendrán básicamente los mismos elementos y la misma proporción para la fase vegetativa (3-1-2) y la fase de floración (1-2-3), así que es sólo una cuestión de preferencia.

 

Los nutrientes sintéticos alimentan directamente las raíces de la planta.
 

Ten en cuenta que a diferencia de la alimentación orgánica que se centra en crear un ecosistema en el sustrato, los nutrientes sintéticos alimentan directamente a las raíces por lo que puedes quemar fácilmente tus autos, siempre debes empezar con una dosis menor y aumentarla gradualmente, de esta manera podrás controlar las señales que te da tu planta y podrás ajustar la cantidad de nutrientes a sus necesidades, evitarás desperdiciar nutrientes y lo más importante, evitarás quemar tu cultivo.

Recuerda que como estos nutrientes son sintéticos, lo más probable es que maten a los microorganismos presentes en el suelo, por lo que (dependiendo del medio) tendrás que aportar también todos los micronutrientes, como por ejemplo el calcio y el magnesio.

Recomendamos el uso de nutrientes orgánicos siempre que sea posible, de esta manera estarás manteniendo un ecosistema similar al que se encuentra en la naturaleza, con lo que obtendrás flores de mejor sabor y evitarás la sobrealimentación de tus autos.

2. Nutrientes para la fase de plántula   

La plántula brota con dos hojas pequeñas llamadas cotiledones. Estas hojas proporcionan lo que la planta necesita para sobrevivir hasta que aparezca el primer conjunto de hojas verdaderas. Las dos primeras semanas de crecimiento del cannabis son las más importantes porque la pequeña plántula está estableciendo su sistema radicular y es muy frágil.

¿Cuándo empezar a alimentar?

Si se alimenta en la etapa de plántula, debes tener mucho cuidado de no sobrealimentar. Puedes empezar tu autofloreciente con 1/8 de los nutrientes recomendados o, mejor aún, sólo dar agua a la planta durante ese primer par de semanas. Si sobrealimentas tu planta en esta etapa de crecimiento es muy posible que la plántula no sobreviva o si logra sobrevivir, entonces el rendimiento general de la auto dañada se verá muy disminuido.

 

Es importante entender cómo se desarrolla la autofloreciente, ya que la cantidad de nutrientes puede variar semanalmente.
 

Consejo: 

Los nutrientes solubles en agua le dan a la planta acceso a los nutrientes inmediatamente.

Si utilizas medios con nutrientes añadidos, no necesitas alimentar la planta durante las primeras dos a tres semanas (hasta la etapa de pre-floración). Así que puedes relajarte y olvidarte de esos nutrientes en esta etapa de su crecimiento.

Consejo:

Lee siempre las recomendaciones del fabricante, ya que los medios abonados contienen diferentes cantidades de nutrientes. Algunos pueden tener la cantidad necesaria para las primeras semanas, pero otros pueden tener la cantidad necesaria hasta la etapa de pre-floración.

3. Nutrientes para la fase vegetativa

Las plantas de cannabis fotoperiódicas tienen una etapa de crecimiento vegetativo, pero las plantas de cannabis autofloreciente generalmente pasan de plántula directamente a la fase de floración.

Algunos cultivadores creen que desde el momento en que la pequeña plántula obtiene su verdadero conjunto de hojas y hasta que comienza a florecer es la etapa vegetativa de las autoflorecientes. Pero realmente no importa cómo llamemos a esta etapa, porque necesitamos alimentarla como una planta fotoperiódica regular en su etapa vegetativa.

Cuando vemos que nuestra planta autofloreciente comienza a crecer rápido, necesitamos empezar a darle más nutrientes. Por lo general, es mejor dar la mitad de la dosis recomendada de nutrientes, pero si la planta se pone bastante tupida se puede darle una dosis completa.

 

Asegúrate de que tu planta siempre reciba suficiente nitrógeno (N), fósforo (P) y potasio (K) en su etapa vegetativa.
 

En la etapa vegetativa, el cannabis necesita mucho nitrógeno (N) y una cantidad decente de fósforo (P) y potasio (K). 

No importa cuál sea el porcentaje de los otros nutrientes, mientras que el nitrógeno (N) esté disponible más que esos otros dos elementos. El cannabis autofloreciente también necesita esos nutrientes secundarios, pero los fertilizantes comerciales suelen contener los otros nutrientes que tu planta necesita en la solución.

4. Nutrientes para la pre-flora y la fase de floración

Después de un par de semanas en la etapa vegetativa, tu auto estará lo suficientemente madura para empezar a desarrollar flores. Cuando esto suceda, tus plantas empezarán a desarrollar pistilos, que es una señal de que tu planta está entrando en la etapa de prefloración.

¿Cuándo cambiar a los nutrientes de floración?

Cuando empiecen a aparecer las primeras preflores, hay que cambiar la alimentación a una mezcla de nutrientes mitad vegetativa y mitad de floración. Debes empezar a introducir lentamente más fósforo (P) y potasio (K).

El fósforo es esencial para la producción de cogollos y tiene que estar disponible cuando tu autofloreciente entra en la fase de floración. Una vez que su autofloreciente realmente empiece a producir cogollos, deberías empezar a suministrar sólo nutrientes de floración.

 

Deberías comenzar lentamente la transición de los nutrientes vegetativos a los de floración tan pronto como veas que aparecen los pistilos.
 

Algunos cultivadores piensan que hay que atenerse estrictamente al calendario a la hora de alimentar las plantas y que si no se cambia de abono la planta no crecerá correctamente. 

Pero la verdad es que casi cualquier fertilizante sirve. Puedes ser muy preciso y si tienes mucha experiencia puedes potenciar tu rendimiento con los fertilizantes adecuados, pero para los principiantes y cultivadores de autoflorecientes de nivel medio no es tan decisivo. Siempre es mejor dar a tus plantas menos alimento que sobrealimentarlas. 

5. Calendario de alimentación de autoflorecientes (fertilizantes líquidos) 

A las autoflorecientes no les gusta ser sobrealimentadas y pueden quemarse fácilmente debido a eso. La cantidad necesaria para una autofloreciente depende de la variedad y el entorno de cultivo. La siguiente tabla debe ajustarse dependiendo de cuándo comience la floración de tu planta.

 

Tabla de alimentación de autoflorecientes para medios inertes

SemanaEtapaNutrientes
1PlántulaAgua
2Etapa vegetativa⅛ nutrientes vegetativos
3Etapa vegetativa¼ nutrientes vegetativos
4Etapa de pre-flora½ nutrientes vegetativos
5Primeros signos de flores¼ flora + ⅛ nutrientes vegetativos
6Fase de floración½ nutrientes de flora
7Fase de floración½ nutrientes de flora
8Flora y maduraciónLavado
9Maduración y cosecha

Lavado

Programa de alimentación para plantas autoflorecientes.
 

Hay que tener en cuenta que más nutrientes no significa más crecimiento, algunas plantas son más sensibles a los nutrientes. La sobrealimentación de tus autoflorecientes puede afectar a tu cosecha porque necesitarán tiempo para recuperarse y cuando esto ocurre (especialmente en la fase de floración), pueden tardar hasta 7 días en recuperarse y seguir creciendo con normalidad.

Nota: 

Este programa se basa en las cantidades recomendadas para las plantas fotoperiódicas, por eso utilizamos ½, ¼ y ⅛ de las cantidades. Si utilizas un medio con nutrientes preagregados, entonces sólo debes regar hasta que veas signos de prefloración (alrededor de la semana 4) y sólo entonces empezar a alimentar siguiendo este programa a partir de la etapa de prefloración.

Programa de nutrientes orgánicos para autos (fertilizantes en polvo) 

Para aquellos que se inician en el cultivo de cannabis y que encontraron la tabla anterior un poco difícil de entender, tenemos una tabla que te permitirá cultivar autoflorecientes de forma orgánica manteniendo las cosas simples.

Recomendamos usar los fertilizantes de mejor calidad que puedas encontrar, obviamente, es difícil encontrarlos en algunos lugares, así que puedes usar lo que quieras siempre y cuando contenga nitrógeno, fósforo y potasio en las proporciones mencionadas abajo.

 

El humus de lombriz va muy bien para proporcionar nutrientes adicionales cuando tus plantas tienen hambre.
 

Además, dependiendo del agua tendrás que aportar micronutrientes por lo que es recomendable utilizar abonos que contengan los oligoelementos que tus plantas necesitan si utilizas agua filtrada.

Si no sabes qué marcas utilizar, te recomendamos que mires Gaia Green, Down to Earth y Dr. Earth que son las marcas más populares del mercado pero, como ya hemos dicho, puedes utilizar lo que quieras y lo que encuentres siempre que sean 100% orgánicos y respeten las proporciones NPK.

Necesitrás:

  • 4-4-4 Fertilizante universal
  • 2-8-4 Fertilizante de flora
  • Humus de lombriz

Este método consiste en abonar previamente el sustrato y luego abonarlo cada 2 o 3 semanas, lo cual puede cambiar según las condiciones de cultivo, ya que una temperatura más alta puede aumentar la velocidad a la que las plantas realizan la fotosíntesis y el sustrato puede quedarse sin nutrientes antes.

 

Una mezcla de coco y perlita es un excelente sustrato porque ayuda a oxigenar el medio a la vez que retiene el agua.
 

Además, algunas cepas pueden necesitar más nutrientes que otras y ahí es donde entra el humus de lombriz. El humus de lombriz proporciona una pequeña cantidad de todos los nutrientes que tus plantas necesitarán para seguir creciendo sin deficiencias hasta que llegue el momento del abonado.

Sustrato

Este tipo de alimentación puede realizarse en cualquier tipo de sustrato en el que se prefiera cultivar, pero para obtener mejores resultados, recomendamos utilizar la siguiente mezcla:

  • Fibra de coco 90%
  • Perlita 10%

Ahora bien, como hemos dicho antes, puedes usar lo que quieras, pero esta mezcla ha demostrado unos resultados estupendos así que es lo que recomendamos. Obviamente, puedes y debes experimentar con otros sustratos que te convengan más.

Ten en cuenta que el porcentaje recomendado a continuación se basa en las cantidades descritas en el envase por el fabricante.

Etapa vegetativa (week 1 - 4)

Este programa de alimentación consiste en utilizar nutrientes en polvo con los que hay que abonar la tierra previamente:

  • 4-4-4 Fetilizante universal- 75%
  • 2-8-4 Fertilizante de flora - 25%

Una vez que hayas mezclado el abono en la tierra, puedes proceder a plantar tu semilla en la maceta para que germine (o después de que haya germinado); se trata de nutrientes de liberación lenta que tardan alrededor de 1 semana en aportar los nutrientes, por lo que no quemarán tu plántula.

 

Con la alimentación orgánica es casi imposible que las plantas se quemen por nutrientes, por lo que no hay que preocuparse por la sobrealimentación.
 

Recuerda que todos los cultivares son diferentes, así que si tus plantas empiezan a tener hambre antes de la alimentación previa a la floración, puedes añadir el humus de lombriz como alimentación superficial, pero lo más probable es que no sea necesario con las autoflorecientes.

Fase de pre-flora (semanas 5 - 8)

Una vez que hayan aparecido los primeros pelos blancos, se puede proceder a abonar el sustrato con:

  • 4-4-4 Fertilizante universal - 50%
  • 2-8-4 Fertilizante de flora - 50%

Ten en cuenta que tienes que frotar suavemente el abono en polvo sobre la tierra hasta que se mezcle por completo y, una vez mezclado, regar para que el abono empiece a descomponerse.

Floración (semanas 8 - 10)

Alrededor de la octava semana (aproximadamente 2 semanas antes de la cosecha) tu planta necesitará ese último empujón para engordar los cogollos adecuadamente, por lo que en esta fase deberías alimentar a tu planta con la siguiente proporción:

  • 4-4-4 Fertilizante universal  - 30%
  • 2-8-4 Fertilizante de flora  - 70%

Esta alimentación final proporcionará los nutrientes necesarios para que tu planta desarrolle densos cogollos y termine el ciclo de cultivo sin problemas.

Debido a que estos fertilizantes son 100% orgánicos, el lavado es opcional, pero dependiendo de los fertilizantes que estés utilizando tendrás que lavar para mejorar el aroma y el sabor de tus cogollos.

6. Sobrealimentación

La sobrealimentación es el resultado de una solución demasiado fuerte. Como se ha dicho anteriormente, más nutrientes no siempre dan lugar a un mayor crecimiento y algunas plantas son más sensibles que otras.

Cuando no mides la dosis de nutrientes que van en tu solución, puedes sobrealimentar a tus plantas y seguramente aparecerán signos de toxicidad. Aunque es un problema común entre los cultivadores, los problemas que surgen son realmente graves y pueden acabar matando a tus plantas.

 

Plantas de cannabis con signos de sobrealimentación.
 

Los signos de sobrealimentación son el amarillamiento o las manchas amarillas en las hojas y pueden ser más graves si no lo solucionas, si sigues alimentando con una solución fuerte las hojas empezarán a dorarse, se pondrán crujientes y morirán, esto da como resultado una planta estresada que crecerá más lentamente, puede acabar produciendo menores rendimientos y finalmente morirá, así que si ves signos de toxicidad debes hacer el lavado de inmediato, dale a tu planta un par de días para que se recupere y empieza a alimentar de nuevo con una dosis más baja.

Ten en cuenta que puedes evitarlo fácilmente utilizando nuestro programa de alimentación para el cannabis que aparece más arriba o simplemente utilizando una dosis inferior a la recomendada y aumentándola gradualmente.

 

Síntomas de sobrealimentación

 

Nitrógeno

 

Hojas más verdes, ramas débiles, menos absorción de agua.

 

Fósforo

 

Puntas quemadas, hojas delgadas, manchas en las hojas

 

Potasio

 

Puntas de las hojas quemadas, enrollamiento de las hojas inferiores, manchas en las hojas.

 

Calcio

 

Crecimiento estancado, hojas marchitas.

 

Magnesio

 

Hojas verde oscuro, crecimiento estancado.

 

7. Subalimentación

La subalimentación también puede perjudicar a tus plantas. Si no les proporcionas a tus autos los nutrientes que necesitan para producir azúcares, no podrán crecer y mostrarán signos similares a los síntomas de la sobrealimentación. Aunque algunas plantas pueden crecer bien sin nutrientes, es recomendable que les proporciones al menos una cantidad mínima para asegurarte de que tu cosecha cumple tus expectativas.

 

Signos de subalimentación en las hojas de abanico.
 

Recuerda que los nutrientes son extremadamente importantes, así que aunque tengas miedo de sobrealimentar tus plantas, no es necesario: es normal que los cultivadores principiantes quemen las plantas, incluso los más experimentados pueden quemar las plantas cuando están probando una nueva marca de nutrientes, así que no te preocupes.

Sólo asegúrate de aprender de tus errores e intenta ajustar la dosis hasta alcanzar la cantidad óptima.

Síntomas de la subalimentación

 

Nitrógeno

 

Las hojas se vuelven amarillas, hojas enrolladas, hojas pequeñas.

 

Fósforo

 

Manchas oscuras en las hojas, hojas enrolladas, crecimiento lento.

 

Potasio

 

Ramas débiles, color oxidado en las hojas, floración lenta.

 

Calcio

 

Enrollamiento de las hojas inferiores, floración lenta, manchas marrón-amarillentas en las hojas.

 

Magnesio

 

Hojas secas, manchas de aspecto óxido en las hojas, aspecto enfermizo.

 

8. Lavado y cuándo dejar de alimentar


El lavado consiste en eliminar el exceso de nutrientes de las raíces y del medio entre 1 y 3 semanas antes de la cosecha. Como ya sabrás, todas las plantas de cannabis absorben nutrientes para crecer. Cuando una planta absorbe nutrientes, puede haber una acumulación de ellos, aunque esto es más común con los nutrientes sintéticos, también puede ocurrir con los orgánicos.

Si no se hace un lavado adecuado puede afectar fácilmente a tus cogollos, por lo general, las plantas que no han sido lavadas tienen un olor menos potente y son más ásperas para la garganta, así que si quieres que el sabor y el olor de tus cogollos destaquen, y para un humo más suave, te recomendamos hacer un lavado con agua pura o con productos de lavado que se pueden encontrar en las tiendas de cultivo.

9. En conclusión


El riego de las autoflorecientes debe tomarse con precaución. No sólo las autoflorecientes, sino todas las plantas se difieren entre ellas. Puedes seguir un programa de alimentación para autoflorecientes como el que hemos proporcionado anteriormente, pero la forma óptima de alimentar a tus plantas es entendiendo el cultivar que estás cultivando y tu entorno de cultivo.

Nuestra Purple Lemonade, por ejemplo, es una variedad robusta y estará perfectamente bien sin nutrientes. 

 

Pero con un uso adecuado y nutrientes de buena calidad, hará auténticas maravillas.

La cantidad de agua y nutrientes que necesita una autofloreciente depende de la humedad, la temperatura, el tipo de medio, la circulación del aire y la genética, por lo que recomendamos dedicar un poco de tiempo a tus plantas a diario. Prestando atención a los pequeños detalles y señales que te da tu planta, aquí es donde se marca la diferencia entre cultivar una planta aceptable y una hermosa y 100% saludable. Te aseguramos que te devolverá el favor con las flores densas y muy azucaradas.

 
 

Última edición: 22 de enero, 2021.

06 May 2020